miércoles, 25 de febrero de 2015

Molinetes de Fondant

Como sabéis en KUKIS somos fans de la glasa, y no solemos trabajar con Fondant, pero no hemos podido resistir la tentación de probar estos molinillos que nos enseña Aymar en la web de Mega Silvita.



Nos encanta este tipo de decoraciones, tan versátiles y sencillas, que además visten un montón nuestras tartas. Siguiendo los consejos de Aymar se hacen rapidísimo y quedan de lo más lucidas! 

INGREDIENTES Y HERRAMIENTAS

- Pasta de azúcar en diferentes tonalidades
- Pincel
- Almíbar



Lo primero que haremos es estirar la pasta de azúcar en dos colores dejándola de un grosor aproximado de 0,5 cm, y cortaremos con el cortador cuadrado, para obtener dos piezas iguales.




Con ayuda del pincel, pintamos la parte superior de una de las capas y le sobreponemos la otra, consiguiendo así que el molinillo tenga dos colores a la hora de formarlo.


Con la esteca lisa realizamos cuatro cortes en las esquinas, sin llegar al centro del cuadrado y con el pincel ponemos un poco de almíbar en el centro del mismo.


Llevamos una esquina sí y otra no al centro, pintando de cada vez con otro poco de almíbar para que se nos peguen los picos.
Hasta que llevemos todos al centro y formemos el molinete, para finalizarlo…



…cogemos una bolita de pasta de azúcar, en este caso de color beige, y la colocamos en el centro, pegándola con otro poco de almíbar, y así ¡ya tendremos nuestro molinete!


Otra manera de decorar los molinetes, es añadiéndole lunares, rayas, corazones… Aquí vemos un ejemplo hecho con lunares. La manera de incorporarlos también es muy sencilla.


Con pasta de azúcar, es esta caso rosa, hacemos pequeñas bolitas que pondremos encima de una lámina estirada de fondant, poniendo una gotita de almíbar debajo de cada una.




Después pasamos el rodillo por encima para alisar las bolitas y obtener así los pequeños lunares.



Cortamos los cuadrados de pasta de azúcar como hicimos con el molinete anterior y seguimos los mismos pasos, esta vez, he decidido dejar los lunares en la parte superior y combinarlo con otra capa de pasta de azúcar de color marrón que he colocado debajo.



Procedemos con el resto de los pasos para formar el molinete hasta completarlo, podéis hacer tantos como queráis y con el tamaño que os apetezca.



Es importante que los dejéis secar en una superficie lisa 24 horas, antes de colocarlos en nuestra tarta, para que así mantengan la forma.




Espero que os haya gustado y sobre todo que lo pongáis en práctica, y nos lo contéis!