viernes, 24 de septiembre de 2010

¿Premio o castigo?

No cuento nada nuevo si digo que educar a nuestros niños es muchísimo más complicado de lo que imaginábamos.... es agotador, una tarea rutinaria aburrida, repetitiva y tediosa... pero es fundamental.

Educar son tantas cosas, es enseñarles modales en la mesa, enseñar que pegando no se arregla nada, enseñar que el esfuerzo es importante, valores morales y cívicos..... es repetir cien veces las tablas de multiplicar y decirles 100 veces que no tiren la ropa al suelo.... tampoco digo nada nuevo si cuento que cada vez que regaño a mis hijos escucho a mi madre..."parezco un disco rallado" y sin quererlo me he convertido en mi madre...

Educar es el reto más difícil con el que yo y muchos padres nos enfrentamos cada dia, 24 horas al dia 7 dias a la semana y sin vacaciones... Y por alguna extraña razón merece la pena..

Quizá una de las grandes incógnitas al educar es encontrar el equilibrio entre el castigo y el premio... ¿que es mejor, castigar una mala conducta o premiar una buena? Imagino que no hay fórmulas mágicas y en el equilibrio está la clave.. si es que hay una clave.

Saber castigar es importante, pero lo es también saber premiar... premiar el esfuerzo, el que lo hayan intentado, premiar una tarde agradable sin peleas, que se han acordado solitos de lavarse los dientes.... si, premiar es agradable para todos, crea buen ambiente, les relaja y les recuerda que lo están haciendo bien, que les quieres y que estas orgullosa de ellos.

Y si el premio es dulce.. pues mejor ;-)

Galletas medallas

2 comentarios:

angelica dijo...

motivacion positiva al poder!

berenice dijo...

hola preciosa..soy Bereida..ni se como apareci aqui..pero me encanta lo que me encontre...asi que me qudo fija jejej ya soy seguidora...
nena te dejomi blog por si te apetece pasar..y asi te apuntas al sorteo jeje

http://bereida.blogspot.com

muak